Etiquetas

, ,


-Espero que hayas sabido jugar bien tus cartas.

Le dio la espalda y caminó con lentitud hacia la salida. En la calle hacía frío y una ráfaga de viento helado le abofeteó. Pensó que llevaba demasiado tiempo siendo el protagonista de una novela mil veces aplazada y, a pesar de ello, continuaba dando palos de ciego.

“Ya no sirvo ni para matar a la mujer de la limpieza”, se lamentó al tiempo que aguardó en un cruce con las manos en los bolsillos a que una ventolera lo devolviera a su novela de verdad.

policial

Suicide – Girl (1977)
Anuncios