Etiquetas

,


Sus ojos se cierran y un huracán se apodera de los pulmones; el cigarrillo se consume en el cenicero desde la primera chupada y, de repente, puede verse a sí misma frente al puente que conduce al sueño inquieto.

No es consciente de ello pero en el caso de que el cigarrillo prenda las sábanas su cuerpo arderá sin ningún tipo de dolor.

Hay personas que son como un accidente…  pero tampoco está segura de pertenecer a esa especie.

humo

Barry Adamson – Walk on fire (2008)
Anuncios