Etiquetas

,


A nadie le importaba lo que la escoria pudiera hacer o dejar de hacer, y a la escoria le traía sin cuidado el hecho de que el general De Gaulle continuara o no gobernando la República; las revoluciones, o sus conatos, no son para los desahuciados del sistema. Estos juegos de niños ricos nada tienen que ver con ellos y, gobierne quien gobierne, alguien tiene que continuar manipulando los fosfatos.

Del árbol que se agitó en 1968 ningún fruto caído sería para ellos,el advenimiento de un nuevo orden social más justo y equitativo no iba con ellos.

No hemos aprendido nada.

adoquines

Katerine – Un après-midi à Paris (1994)
Anuncios