Etiquetas

,


Helena me preguntó si alguna vez había matado a alguien.

Tomé un sorbo de whisky y me deje caer sobre la pared. Supe que buscaba mi mirada; ellas tienen un sexto sentido para estas cosas.

Creí conveniente guardar silencio, eso recubre de interés la falta de información, y me concentré en el hielo del vaso. Helena volvió a preguntar y yo sonreí. Ciertos gestos funcionan a veces como una respuesta y dejan al interlocutor el trabajo de la interpretación.

Ella tomó un trago de su bebida y yo supe enseguida que dentro de poco tiempo tendría el primer muerto de mi historial delictivo.

helena

The Au Pairs – It’s obvious (1980)
Anuncios