Etiquetas

, , ,


Cualquier pregunta, afirmación, comentario u observación que saliese de la boca de Hilda adquiría un tono turbio, capaz de sacudir al más templado. Hilda poseía el don de la turbulencia.

Y yo el de la incertidumbre.

Fotografía de Sandra Torralba

Fotografía de Sandra Torralba

Soft Cell – Loving you, hating me (1983)
Anuncios