Etiquetas

, , ,


Cuando se conocieron, ella ya tenía el brazo lleno de cicatrices. Nunca le contó cómo fueron engendradas. Era su secreto.

Los secretos son necesarios para no perder la identidad, pensaba ella. Era lo único que le pertenecía y no se lo iba a dar a nadie.

cicatriz

P.J. Harvey – Oh My lover (1992)
Anuncios