Etiquetas

, , ,


Se pueden dar muchas lecturas a un viaje no deseado, se puede pensar que Poncela era, en el avión, un pasajero corriente volando hacia un destino absurdo, huyendo de alguien o buscando a cualquiera, ensimismado en el enigma de la divinidad e indiferente ante la sonrisa amable y empeñosa de las azafatas de Lufthansa.

Cada uno de los viajeros tendría cosido a sí mismo un motivo que justificara el embarque en aquella inmensa batidora. Poncela también tenía el suyo, solo que no iba a firmar ningún contrato industrial, ni huía de nadie ni iba a dar vueltas como una peonza durante días aferrado a un plano turístico, lo que él iba a hacer tan lejos de su país era convertirse en un suceso inesperado.

inesperado

Peggy Lee – Is that all there is? (1969)
Anuncios