Etiquetas

, ,


Siempre supo que lo inevitable era parte de sí misma, algo parecido a un cáncer invencible y al que estaba sujeta con independencia de su voluntad.

La disposición de los sucesos también era algo ajeno a su voluntad, ella sólo permanecía junto a ellos como si de un apéndice se tratase.

Grinderman – No pussy blues (2007)

Bola Extra

Anuncios