Etiquetas

, , ,


No os penséis que resulta fácil exasperar al cabroncete que tiene asustado a medio vecindario.

Estos individuos reparten las ostias en modo funcionario: con rutina, desgana y casi bostezando. Más que nada para mantener el estado de temor entre los demás.

Conmigo era diferente. A mí me machacaba, yo sentía la cólera. Os preguntareis cómo lo lograba. Fácil: tratando de ser más chulo que él.

New Model Army – The hunt (1986)
Anuncios